Las marcas de vehículos chinos continúan ganando terreno en todo el mundo, y quieren hacerlo en Estados Unidos. Sin embargo, los modelos Trumpchi sufrieron un revés que podría obligarlas a cambiar de nombre por su parecido con el nombre del presidente de Estados Unidos, Donald Trump.

Los ejecutivos de la propietaria de la marca Guangzhou Automobile Group (GAC), tienen miedo de que el nombre de su marca estrella, Trumpchi, podría llevarlos al fracaso debido a que suena como el nombre del controvertido jefe de Estado.

¿Será un verdadero problema para su éxito?

Deja un comentario